DEL LIBRO A LA PELÍCULA: MATAR A UN RUISEÑOR (1962)

TO KILL A MOCKINGBIRD, from left: Gregory Peck, Brock Peters, 1962, tokillamockingbird1962-fsct03(to
Matar a un Ruiseñor (1962) – Universal Pictures

Confrontar los libros con sus respectivas películas es un ejercicio que no debería hacerse. Ambos medios son tan diferentes que no hay punto de comparación. Aun así, sin tratar de decidir cuál formato es mejor que el otro, es interesante analizar el proceso de transición de lo que está destinado a leerse, en algo que pueda verse y oírse. Esta sección está dedicada a eso.

En la última publicación de nuestra sección Del Libro a la Película se hizo un Top 5 de las películas basadas en libros. A pesar de que Matar a un Ruiseñor, película dirigida por Robert Mulligan y estrenada en 1962, no logró entrar en esta lista, sí se ganó una mención especial, dado que, aún a la fecha, es considerada una de las mejores adaptaciones de libros en la industria del cine. Los invitamos a continuar leyendo.

Matar a un Ruiseñor está basada en la obra homónima de Harper Lee, quien murió recientemente a la edad de 89 años, y narra el día a día de Scout (Mary Badham) y Jem (Phillip Alford) durante la época en que su padre Atticus (Gregory Peck), un abogado, decide defender a Tom Robinson (Brock Peters), un negro que es acusado injustamente de un crimen que no cometió.

Tanto el libro como la película son capaces de explorar una época llena de prejuicios y racismo, en la cual las creencias religiosas y la ignorancia de la mayoría lideran movimientos de odio, especialmente en el sur de los Estados Unidos, lugar donde transcurre la historia.

Debido a lo longeva de la película – debo aclarar que a veces la evolución del cine lleva a que las viejas cintas pierdan cierto prestigio -, es duro afirmar que es entretenida; aun así, tiene varios elementos valiosos que pueden ser rescatados y que surgen directamente del libro.

1394672188772-cached
Gregory Peck y Mary Badhman en Matar a un Ruiseñor (1962) – Universal Pictures

Mientras que la novela se centra en contar las aventuras de los dos hermanos protagonistas (sus juegos con su amigo Dill,  sus peleas con la Sra. Lafayette, el misterio alrededor de Bob y sus problemas en la escuela), la película se enfoca principalmente en el caso de Tom Robinson y el juicio. Es interesante señalar este punto porque el libro tiene la capacidad de narrar los sucesos importantes sin enfocarse en ellos; en cambio, la cinta decide omitir momentos poco relevantes para la historia principal. Es una lástima que eso suceda, pues parte de la magia del libro se pierde y la película se torna en un drama judicial. Aun así, es comprensible que, durante el cambio de formato, fuera necesario hacer esos recortes por el bien del filme, que ya de por sí es bastante largo.

Otras diferencias importantes entre la novela y la película son las personalidades de Scout y Jem. En el libro, Scout, siendo una niña, se niega a usar vestidos y quiere vivir de la misma forma que lo hace su hermano, mientras que Jem, un poco más sensato, está en una etapa de crecimiento que lo lleva a entender un poco mejor el mundo que lo rodea; la cinta cinematográfica intenta recrear dichas personalidades, pero lo logra de forma exagerada, consiguiendo a una Scout muy ruda y a un Jem bastante mesurado.

Adicional a ello, la película también falla en explotar algunos momentos importantes en la historia. Toda la escena del juicio, maravillosamente narrada en el libro, pierde poder debido a las malas actuaciones y algunas decisiones del director; de igual forma, hay un par de escenas en la novela que brillan por su ausencia en el filme, y que son importantes para desarrollar el mensaje que quiere transmitir la historia.

polfoto_12293354_kill_a_mockingbird_hi_res
Escena del juicio en Matar a un Ruiseñor (1962) – Universal Pictures

Sin embargo, y a pesar de las diferencias, es comprensible porque esta película es considerada una buena adaptación. El espíritu sureño de los escenarios y los protagonistas es tal cual como se describe en el libro, mientras que personajes como Atticus y Maudie, la vecina de los protagonistas, manejan una química que se explota mejor en la pantalla. Finalmente, cabe resaltar la historia de Bob, el extraño vecino que tiene un papel importante en el desenlace de la película, la cual está construida con escenas muy bien logradas.

En conclusión, Matar a un Ruiseñor es considerada una buena película y una gran adaptación no por los estándares convencionales sino por su valentía. El filme, al igual que el libro, se atrevió a romper tabúes muy arraigados en la sociedad estadounidense y fue capaz de ventilar las grandes injusticias hacia la comunidad negra que estaban ocurriendo en el país.

En su época fue una historia revolucionaria y polémica que ganó miles de detractores; personas ignorantes que ven el cine como un medio de entretenimiento amarillista en vez de verlo como lo que es: un reflejo de la sociedad.

Los interesados en la literatura que deseen leer reseñas de libros de diversos géneros me pueden seguir en Tinta y Torres de Libros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s